08 abril 2006

La piratería educa

Gracias a una biblioteca estoy leyendo Santa Evita. Gracias a la piratería el otro día volví a ver Miller´s crossing, maravillosa película de los hermanos Coen, que hace rato no se pone en el cine de mi barrio.
Las bibliotecas y la piratería me dan lo que necesito, al menos del cogote para arriba. Piratas y bibliotecarios educan al sobrerano, es decir al pueblo, consigna que esgrimía un presidente cuyos bustos pueblan las escuelas. Cultura pa todos, no es poco.
No parecen apreciar lo suficiente esos argumentos las personas preclaras cuando defienden los honrados y medidos beneficios de los honestísimos empresarios, y sueltan vituperios contra el temible flagelo de la piratería.
Señores directivos de editoriales, discográficas, etcétera, y señores diputados que los representan con uñas y dientes: todos sabemos que ustedes son ángeles que se ganaron la guita decentemente, pagando siempre todos los impuestos y ayudando a las viejitas a cruzar la calle. Todos queremos que ustedes viajen en limusina y se vayan de vacaciones a Cancún.
Pero ocurre que muchos de nosotros queremos educarnos y sus precios, por esas cosas de la vida, no están como quien dice al alcance de la mano, por no hablar de descatalogaciones por falta de rentabilidad y andá a buscar esa canción.
La cultura que nuestras cabezas necesitan consumir nos la brindan instituciones ilegales, piratas, subversivas, pónganle el adjetivo que más les guste: las bibliotecas y la piratería. Y no creo que los hermanos Coen estén pidiendo limosna por las esquinas porque algunos miremos un dvx en una noche tormentosa.
¿No podemos convivir piratas y honrados empresarios como buenos vecinos? Quien puede pagar el disco original con sus aderezos y bijouterie, lo hará, y quien no, podrá escucharlo sin tanto piripirí, y todos contentos y educaditos. Así funciona más o menos ahora y podría aceitarse el mecanismo.
Pero si ustedes, íntegros y honorables, sólo piensan en su kiosco y no les importa privarnos de la cultura, prepárense porque nos pondremos un parche en el ojo y saldremos a combatir.

No hay comentarios.:

De las aves que importan me gusta el chancho

Como todo el mundo sabe, resulta que la Argentina, nuestro querido país, el de los cuatro climas, el de las cataratas y la cordillera, el ...