03 julio 2006

Suburbio

Del aeropuerto de Ezeiza una combi hasta el centro de la Ciudad de Buenos Aires. Del centro el subte hasta Once. De Once el tren a Morón. De Morón el colectivo 634 hasta Patagones y Azul. Caminar una cuadra para atrás y hay un bar con mesas de pool y cabinas de Internet. Se llama La eskina, así, con ka.
Hay chicos y chicas de la escuela secundaria jugando al pool, departiendo sobre las partidas y colocando monedas en una máquina con sonido a lata donde eligen y escuchan y hacen escuchar a todos los que estamos aquí reunidos (detrás del ruido a lata pero todos tenemos imaginación) a Bersuit Vergarabat, Divididos, Dire Straits o cumbias de autores por el abajo firmante desconocidas (todo no se puede saber).
El bar trabaja hasta estas horas (son las 00.14, y quedan unos minutos de vida), pero antes es imposible venir a hacer uso de Internet, y en mi caso de mi simpático blog, porque hay chicos jugando con las computadoras y todo lo que ello implica amén de escuchar sonidos provenientes de los parlantitos de las computadoras.
La estética es decididamente polvorienta, y todo está como a medio terminar, como si en medio de la instalación al dueño se le hubiese acabado la guita de la instalación y dicho: "ma sí, abrimo".
Esto podría ser, en un diccionario que se precie, una definición de suburbio.

No hay comentarios.:

Incrédulos

Primero les dijimos que a Santiago Maldonado lo llevó un camionero a Entre Ríos y no nos creyeron. Después les mostramos el video de Santi...