17 agosto 2006

Nada que decir

Hoy no tengo nada que decir y sin embargo tengo ganas de decir. De decir esto, que no tengo nada que decir. Una cosa es no tener nada que decir y otra muy distinta es tener o no tener ganas de decir. Una cosa es la materia del decir y otra son las ganas de decir. Hoy, acá, a esta hora, no puedo no decir, no puedo soportar la idea de no decir nada simplemente porque no tengo nada que decir. Al contrario, casi, o no tan casi, la nada que decir que tengo me estimula a decir, a subrayar, a estampar acá o donde quede más claro que no tengo nada, pero nada nada, absolutamente nada que decir.

No hay comentarios.:

Incrédulos

Primero les dijimos que a Santiago Maldonado lo llevó un camionero a Entre Ríos y no nos creyeron. Después les mostramos el video de Santi...