30 agosto 2006

Que se mueran los lindos

Haciendo zapping radial escuché en tres programas de diferentes radios la misma reflexión. Resulta que la ecologista linda de Gualeguaychú, Evangelina no sé cuánto, posó semi desnuda y siguió batiendo el parche contra las pasteras uruguayas. En los tres programas criticaron el gesto usando las mismas palabras: la falta de ropa "desvirtúa la lucha", la "frivoliza".
Para los pensadores de amplitud y frecuencia modulada, el cuerpo es el lugar de la liviandad y la frivolidad, y la mente es el del pensamiento, el debate y la lucha. Los campos no se deben mezclar. Si la entrerriana se saca la ropa tiene que pasar automáticamente al casillero de los lindos descerebrados. Debe ser expulsada explícitamente del territorio reservado a los que usan la materia gris para luchar contra las injusticias de este mundo, grupo del que ellos se sienten calificados partícipes.
Los opinólogos radiales parten de la fe que profesan en cierta ley del equilibrio cósmico según la cual algunos fueron dotados de belleza y otros de inteligencia. Si A tiene 1, B tiene 2, razonan.
Creen estar dotados de todos los atributos del grupo provisto de cerebro y cuidan su quintita alejando a cascotazos a los insoportables lindos que se quieren quedar con la lechuga, el tomate y la cebolla.

No hay comentarios.: