10 octubre 2006

Lo malo de las casas modernas

es que no tienen un cajón en el que pueda dejarse, aunque sea provisionalmente, el vacío existencial.

No hay comentarios.: