15 diciembre 2007

Te doy una canción


Finalmente, la Scotland Yard descubrió que el asesino de los imitadores de Silvio Rodríguez que asolaban el mundo hispánico, había sido el propio Silvio Rodríguez.
Nadie sospechaba del cantante, porque siempre fue una persona más bien pacífica y apasible, y hasta melancólica.
Según los testigos, el creador de Mi unicornio azul, provisto de una escopeta de caño recortado, incursionaba en los garitos disfrazado del Ratón Mickey o de la Pantera Rosa, y disparaba al corazón o a la cabeza de los imitadores (cuando venía de Ratón, tiraba al corazón; cuando Pantera, cabeza).
El fiscal pide reclusión perpetua para el cantautor, por la comisión de 378 crímenes alevosos y premeditados.
La defensa, en cambio, solicita la absolución, alegando que las víctimas instigaron al autor de Ojalá por abuso de interpretación fraudulenta, figura que no existe, pero a su juicio, debería existir, en el código penal internacional.
Según fuentes confidenciales, el cantautor habría lamentado que lo atraparan "antes de exterminar la plaga".
El club de fans niega estas versiones, calificándolas de habladurías tendientes a empañar la sosegada trayectoria del cantautor.

No hay comentarios.:

Incrédulos

Primero les dijimos que a Santiago Maldonado lo llevó un camionero a Entre Ríos y no nos creyeron. Después les mostramos el video de Santi...