07 agosto 2008

D.R. Mourelle

El celebrado Poeta Daniel Rubén Mourelle ha honrado a este humilde blog con la publicación de un comentario sobre el mismo en uno de sus literarísimos y profusos Blogs (hasta esta mañana más de una veintena), atención por la cual no tenemos menos que sentirnos inmensamente agraciados.
El Magnífico depiló un instante de su valioso tiempo para asomarse por aquí. Por un minuto le descolgó el teléfono a Barthes, Derrida, Conrad, Onetti y otros pares, para pispear escritos regionales y menores como los que se perpetran en esta hojita, actitud que nos hace casi llorar de la emoción.
Con el pudor que caracteriza a los Grandes, y valentía sin par, el Magnánimo me rebautiza como “Francisco Viale” para que el lector inteligente (su lector) opere por propiedad transitiva, y descubra que en las iniciales habita la clave de la mención. ¡Qué Hallazgo, Poeta!
Es que el Notable forma a sus lectores. Raro sería que un seguidor de su incomensurable Bloguería conociera mi nombre y apellido, pero el Dotado siempre levanta el listón a sus adictos, los quiere conocedores de toda literatura, de la buena y de la mala, como proponía Macedonio. De ese ímpetu de crecimiento surgirá el Lector, el Gran Lector, el que pueda apreciar en su Sideral Dimensión su Insigne Obra.
Generoso, dice ser un “viejo conocido”, honrándome aún más, como si alguna vez hubiésemos compartido algún espacio, como si alguna vez hubiésemos tomado el mismo colectivo. Me autoriza, mediante esta ficción, frente a sus exigentes fans, les dice: “con confianza, con confianza, lo conozco". Si supiera que de haberle visto la cara alguna vez se me hubiesen caído las medias del arrobamiento, que hubiese exclamado como un loco: ¡Poeta, Poeta, ahora que te he visto puedo morir en paz!
Para potenciar mis intentos de escritura, el Espléndido me atribuye la capacidad de producir textos como el siguiente:
Estudio en composición
Me colgué del alambre
y me dio un calambre.

¡Qué honor! ¡Qué homenaje! Sugerir que en estas paginitas pudiere producirse algo parecido a una migaja por el Rumboso arrojada, es un privilegio que pocos, muy pocos, habremos recibido de su Omnisciente Mirada, de su Honda Pluma, de su Pus Lánime.
Gracias, gracias y loor, Magnífico, por asomar la cerviz sobre estas magras palabras.
Que la suerte te acompañe a ti también, oh Poeta.

No hay comentarios.:

Incrédulos

Primero les dijimos que a Santiago Maldonado lo llevó un camionero a Entre Ríos y no nos creyeron. Después les mostramos el video de Santi...