23 septiembre 2008

La mancha verde

Sobre un lienzo con una mancha verde, la pintora compone una obra con el aire casual que va teniendo la colección que, unos meses después, es colgada en una galería de la calle Querandíes. El día de la inauguracción, el público pasa, mira, comenta. Entre ellos, un muchacho que, a la manera de la infortunada de El túnel, se queda mirando la mancha verde. La pintora, esquivando alguna frase elogiosa, mira al pibe que mira la mancha, evoca el momento de la creación, le tiemblan las gambas, se sabe partícipe de alguna clase de ritual cuyas características se le diluyen en el pensamiento como la mancha verde en el cuadro, nexo coordinante o el eje cartesiano de una unión fugaz y total, ella, él, la mancha verde. El pibe siente una especie de mareo que no sabe a qué atribuir, y sale a la calle Querandíes a tomar aire. Un comando extraterreste que pasaba por ahí lo abduce, lo lleva a otra galaxia y lo convierte en ketchup.


1 comentario:

ruiznatalio dijo...

Muy bueno Fabian, cómo la mayoria de tus cosas. Abrazote. Raúl

De las aves que importan me gusta el chancho

Como todo el mundo sabe, resulta que la Argentina, nuestro querido país, el de los cuatro climas, el de las cataratas y la cordillera, el ...