24 abril 2009

Promesa de electricista


Conectaré el ventilador y lo probaré. Orientaré las aspas: elegiré el ángulo perfecto, la velocidad propicia, el giro de tu sensibilidad.
Te preguntaré: ¿está bien? Contestarás: está bien.
Juntaré las herramientas y me iré, con un saludo fresco.
Casi imperceptibles, los susurros que dejé se esparcirán por tu yogurt de mañana, por tus paseos de ocaso, por tus ojeras noctámbulas.
Constante y parejo te llegará mi amor de brisa, mi irrefrenable pasión aérea.
Serás mía cuando acabe el verano.

No hay comentarios.:

Incrédulos

Primero les dijimos que a Santiago Maldonado lo llevó un camionero a Entre Ríos y no nos creyeron. Después les mostramos el video de Santi...