29 agosto 2010

La rana y la palangana


En una palangana
zambúllese la rana.

Con una imagen parecida, Matsuo Basho compuso un célebre haiku que es modelo de una literatura y de una visión del mundo. Chupate esa mandarina.
A mí, la imagen apenas me hizo brotar una rima ripiosa y una fábula de final abierto. Qué le vas a hacer.
No obstante, con la rana hice una riquísima sopa. Nunca había hecho sopa de rana y me salió, valga la inmodestia, para chuparse los dedos.
Al lector vegetariano, mis disculpas: el ser verde no exime a la rana de pertenecer al reino animal.

De las aves que importan me gusta el chancho

Como todo el mundo sabe, resulta que la Argentina, nuestro querido país, el de los cuatro climas, el de las cataratas y la cordillera, el ...