18 agosto 2011

Curiosidades del lenguaje


La mayor rareza de aquella lengua estribaba en la existencia de veintinueve pronombres personales, ninguno de los cuales correspondía ni se parecía a nuestro "yo".

No hay comentarios.: