16 abril 2015

La búsqueda del centro

No todos son capaces de encontrar la razón de su vida.
   Yo, por ejemplo. He estudiado dialectología y tantra yoga, escrito poesías permutantes. Por más que recorrí museos, me asocié a los teósofos y después a los vegetarianos, ocupé la universidad y los latifundios, seguía sin divisar en el horizonte una luz que me indicara hacia dónde estaba yendo.
   Por eso, cuando conocí a Sebastián me dije: ahí está. 
   Pero ahí estaba nada más que Sebastián.

Rosalba Campra
Ficciones desmedidas
Macedonia Ediciones

No hay comentarios.:

De las aves que importan me gusta el chancho

Como todo el mundo sabe, resulta que la Argentina, nuestro querido país, el de los cuatro climas, el de las cataratas y la cordillera, el ...