22 abril 2006

El centro de la escena

Me sigue preocupando el tema de la descripción de la realidad. ¿Cómo poner en un papel lo que está delante de nuestros ojos?
Sobre la mesa en la que tecleo hay una bolsa de plástico que incluye diecinueve vasos de plástico de color amarillo. Pequeños, yo creo que caben en ellos unos 100 centímetros cúbicos de líquido amniótico.
Su presencia llama la atención por ser extraña al contexto más bien oficinesco del lugar. Por acá pasa mucha gente, alguien los dejó (si no fuéramos realistas podríamos suponer que fue un ángel proveniente de Saturno).
Sobrantes de una fiesta, ahora ocupan el centro de la escena. Pienso en un profesor, ¿Eduardo? Pagani, en un curso en la Universidad de Morón, explicando el fenómeno de la deconstrucción. Sacar algo del margen y ponerlo en el centro de la escena, decía el profesor, entre otras cosas que mi memoria borra. Él hablaba de Borges y Pierre Menard, yo (que soy un mal alumno) creo que el ejemplo es aplicable a estos diecinueve vasos de plástico que alguien puso acá, y ahora son el centro de nuestra escena.
Diecinueve vasos de plástico, provenientes de Italia según la etiqueta. Vasos viajados y por un segundo deconstruidos. Mientras una mirada ociosa los mire serán el centro de la escena y del universo.

No hay comentarios.: