27 noviembre 2007

Variaciones sobre una obra deconocida


Sus manos compusieron arduamente una miniatura llamada a ser un Guernica del siglo XXI.
Pero gastaba tanto tiempo en la obra que no le quedaban ya ni tiempo ni fondos para vestirse o comer en forma, así que vestía de entrecasa y resolvía sus cuestiones alimenticias en lugares de comida rápida del barrio.
Las probabilidades eran tan altas que al final le tocó una hamburguesa en mal estado. Le agarró tal pataleta nomás salir del improvisado tugurio gastronómico que pereció fulminado en una calleja bonaerense.
Su cuerpo caía y por entre los dedos la obra maestra se escabullía y, rueda que rueda, acabó en una alcantarilla.
Una mirada desde la alcantarilla, dice la poeta, puede ser una visión del mundo.
Algún día comenzará el rastrillaje, algún día la encontrarán. Pero ya será tarde: irá a parar a algún museo o podremos contemplarla, fría y distante, por Internet.

No hay comentarios.: