30 diciembre 2007

Sandía con vino


De todas las mentiras que me has dicho
hay una que me duele todavía,
me acuerdo exactamente de aquel día:
las cuatro de la tarde en lo de Chicho.

Ladraba en lontananza un pichicho,
comías un melón y yo sandía,
dijiste "yo te quiero, prenda mía",
y yo me vine al suelo como un bicho.

Yo estaba enamorado, qué abadejo,
por vos torcí la vela del destino,
crucé el Pilcomayo y el Bermejo.

Pero el más grande y triste desatino
fue no haber oído aquel consejo:
no hay que mezclar la sandia con el vino.

No hay comentarios.:

Incrédulos

Primero les dijimos que a Santiago Maldonado lo llevó un camionero a Entre Ríos y no nos creyeron. Después les mostramos el video de Santi...