26 noviembre 2010

Betamorfosis


Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana de un sueño intranquilo, se encontró en su cama transformado en un bicho monstruoso. Estaba tumbado sobre su espalda dura armadura y vio, al levantar un poco la cabeza, el vientre marrón curva dividido por aparatos de arco, en esta altura de la manta, casi a punto de deslizarse por completo, no podía quedarse. Sus muchos, en comparación con su circunferencia, lastimosamente las piernas delgadas, parpadeaban sin poder hacer nada ante sus ojos...

Franz Kafka y Google Translator

No hay comentarios.: