24 mayo 2006

Volvirse

Los otros días escuché en la tele a Pedro Almodóvar desafinar (y equivocar la letra) de la canción Volver, que compusieron en la década del 30 Gardel y Lepera, a sabiendas, creo yo, de que se convertiría en un clásico.
En la década del 60, Tanguito y Litto Nebbia compusieron La Balsa, canción que, consciente o inconscientemente, era la antítesis de Volver, y se convertiría en el himno, que, a falta de otro mejor, encontró esa cosa llamada rock nacional. Podría haberse titulado Irse, sobre todo a los efectos de que este articulito quedara bien redondito y de ricota.
Los otros días escuché en una radio que se estrenaba una telenovela sobre un inmigrante argentino en España, hijo de inmigrantes españoles en Argentina. Capicúa. El presupuesto, decían los tipos de la radio que estaban leyendo el diario, era de millones de euros, lo cual, sumado a la calidad del elenco y el equipo, garantizaba el rating.
Esta pasión por el irse y el volver... (acá viene la parte interpretatosa del artículo: después de hilvanar hechos que no tienen conexión, el articulista canchero analiza la situación sociocultural de la Argentina, y saca conclusiones rimbombantes sobre la emigración, la inmigración y la argentinidad, análisis y conclusión que le vamos a ahorrar al lector en este momento porque si algo tenemos es consideración).

No hay comentarios.:

Incrédulos

Primero les dijimos que a Santiago Maldonado lo llevó un camionero a Entre Ríos y no nos creyeron. Después les mostramos el video de Santi...